jueves, 4 de diciembre de 2008

La Partitocracia española

El sistema político español encaja a la perfección en la definición de Partitocracia o Estado de Partidos, pero además de los elementos descritos, posee particularidades que lo convierten en un modelo único y especialmente nocivo. Son fundamentalmente tres las características que agravan la situación del régimen partitocrático de 1978:


1.- La ley electoral, que es escasamente proporcional, ya que establece la provincia como circunscripción, lo que hace que no valga lo mismo el voto de todos los españoles: minusvalora el voto de las provincias muy pobladas al tiempo que anula los votos que no vayan a partidos mayoritarios en provincias con un número de habitantes medio o bajo. Esto desvirtúa la proporcionalidad corregida del sistema D’Hont y favorece enormemente a los partidos nacionalistas regionales, que están sobrerrepresentados parlamentariamente y tienen la última palabra en la formación de gobierno en caso de que el partido ganador no obtenga mayoría absoluta de escaños.


2.- El Estado de las Autonomías, que ha permitido vaciar competencial y financieramente al Estado central, ha creado barreras económicas, laborales y sociales donde no las había, ha multiplicado el número de funcionarios y altos cargos y ha duplicado administraciones innecesariamente, lo que ha derivado en un notable incremento de la presión fiscal sobre los ciudadanos. Un Estado de las Autonomías que es contrario a la historia de España y que por su propia naturaleza, hace imposible el principio de igualdad ante la ley, tanto de regiones como de ciudadanos.


3.- El blindaje de la constitución. Los Padres de la Constitución blindaron la carta magna al establecer complicados cauces para su reforma, cosa que ha frustrado que en el pasado se pudieran llevar a cabo reformas necesarias. Esta traba seguirá obstaculizando en el futuro la posibilidad de introducir en la carta magna reformas que inevitablemente serán cada vez más profundas y más imprescindibles.


Estas tres características son más dañinas para la Nación que la Partitocracia en sí, puesto que por un lado el Estado de las Autonomías genera insolidaridad y enfrentamientos entre las regiones de España y pone en peligro la unidad nacional, condición sine qua non para el establecimiento de una Democracia. Por otro lado, la ley electoral dificulta que aparezcan nuevas formaciones nacionales partidarias de la llamada “regeneración democrática” y pone la política nacional al servicio de las oligarquías nacionalistas regionales. Finalmente, el blindaje de la constitución impide que los ciudadanos puedan corregir estos excesos del régimen del 78 y subsanar el déficit democrático que lo caracteriza. Esto produce inevitablemente un desgaste progresivo de la Carta Magna que solo podrá terminar con su agotamiento final.

15 comentarios:

Mike dijo...

Bienvenido a la comunidad blogger!

Lo enlazo en mi blogroll

Saludos!

Legionarius dijo...

Ni democracia ni partitocracia, oligarquía en estado de metástasis.
El pueblo no cuenta para nada, no hay listas abiertas, siempre mandan (y además mal) los mismos, y el sistema “proporcional de la ley orgánica electoral es para disimular.

Un saludo español...

Andrés Álvarez dijo...

Es evidente incluso a ojos de cualquier político profano que España ha perdido la partida. ¿Quiénes han ganado? Desde luego que a los partidos políticos, los separatismos, la burocracia y la Corona les ha salido bien. ¿Y a la Nación? Desde luego hoy por hoy no tenemos más Orden, ni más Libertad, ni siquiera más Justicia que en 1977...

Una apreciación de una mente libre.

Republica bananera dijo...

1) Lo de la ley electoral es escanaloso, sino diganselo a IU y UPD. En las últimas elecciones UPYD y PNV sacaron el mismo número de votos (un par de cientos de diferencia). Pues bien, el PNV obtubo 11 veces más escaños que UPyD. ¿Se puede considerar a este parlamento representativo del pueblo?
O una de dos, o PNV y UPyD obtienen ambos un escaño o bien 11 escaños.

2) Se te ha olvidado mencionar que las autonomías no son iguales en competencias, sino asimétricas, lo que se combierte en un dolor de muelas.

Daniel Terrasa dijo...

UNo de los problemas más hirientes, asociado al punrto nº2 de tu exposición es el traspaso de competencias del estado a las autonomías, en concreto la educación.

En ciertas comunidades que todos tenemos en mente esto se ha utilizado para adoctrinar a los escolares en la Fe Nacionalista.

Solo estamos empezando a recoger los frutos de ese error.

Republica Rojigualda dijo...

Legionarius: Partitocracia es sinónimo de oligarquía de partidos.

RB: el PNV ha sacado 6 escaños, la que casi saca 11 fue CiU con aproximadamente el doble que el PNV. He mencionado, aunque resumidamente su carácter asimétrico donde pone: "Un Estado de las Autonomías que es contrario a la historia de España y que por su propia naturaleza, hace imposible el principio de igualdad ante la ley, tanto de regiones como de ciudadanos."

Daniel: si solo fueran las competencias de educación... El problema es que al amparo de la constitución del 78 están creando estados independientes por la vía del aumento competencial que la constitución no limita. Si algún día los nazi-onanistas piden que se transfieran las Fuerzas Armadas a Cataluña, se podrá hacer legalmente con un simple decreto sin que ello suponga un fraude a la constitución.

Natalia Pastor dijo...

El problema de la Constitución no es otro que las autonomias.
La pervivencia de la Constitución pasa por quitarle competencias a las autonomias y reducirlas a su mínima expresión.
Respecto al a partitocracia,es evidente que existe,pero este es un mala que afecta a toda Europa,y sólo hay que mirar a Italia o Francia para darse cuenta de que es intrínseco al modelo de democracias europeas no participativas.
El modelo a imitar es el norteamericano,que con todos us defectos,es el que más fielmente se aproxima al verdadero concepto de democracia.

Republica Rojigualda dijo...

Es cierto, Natalia, la partiocracia no es algo exclusivo de España, es un cáncer de casi todos los estados europeos, que no son verdaderas democracias, sino oligarquías de partidos.

La verdadera democracia existe en EEUU, Reino Unido y pocos países más.

H dijo...

Me gusta...

Joven Madrileño dijo...

Soluciones a los dos primeros puntos:

1. Circunscripción nacional. Todos los votos cuentan por igual, teniéndose X escaños por el % a nivel de todo el país.

2. En una hipotética modificación de la Constitución o como sea, recuperación de algunas competencias fundamentales que debe tener el Estado, como la Educación por ejemplo.

Además: separación de poderes, introducción de la cadena perpetua revisable para ciertos casos (asesinos múltiples y/o terroristas, violadores, pederastas,...), obligación de la colocación de las banderas españolas en los ayuntamientos, educación en español o bilingüe (español-inglés) en todas las CCAA, posible desaparición de las Diputaciones. Todo ello para abrir boca.

Deveraux dijo...

Muy importante que se divulguen todos estos datos que por básicos son totalmente desconocidos para la inmensa mayoría de la población.

Un tema fundamental es que la Constitución permite parar los desmanes de las taifas pero no ha habido manera de que desde Madrid se atrevieran al haber pactado con los nacionalistas.

Otro tema es porque se han permitido concurrir a las generales a partidos que no tiene representación en todo el Estado. Los nacionalistas ya concurren en las autonómicas. En fin... a celebrar efemérides...

Republica Rojigualda dijo...

Joven Madrileño, las diputaciones son el chocolate del loro. Lo que es verdaderamente caro y perjudicial para la nación son las autonomías. No basta con "cerrar" el estado autonómico, hay que acabar con él y que los españoles decidan en referéndum qué modelo de estado quieren.

snake dijo...

Creo que sería muy interesante pedir en el artículo de Wikipedia Política de España que se definiese a España como una partitocracia. No va a cambiar las cosas, pero tal vez ayude a concienciar a la gente.

Un saludo

Republica Rojigualda dijo...

Snake: la definición de Partitocracia es política-sociológica, no oficial. Mientras esté vigente la constitución del 78, no cambiará la definición de este régimen que den las enciclopedias, manuales y ensayos.

De todas formas, la definición de Partitocracia que da Wikipedia no es ni muy correcta, ni muy clara. Y es que mucha gente utiliza el término 'Partitocracia' sin saber realmente qué es. De todas formas, Wikipedia no es el mejor sitio para informarse de casi nada.

snake dijo...

Ya me di cuenta de que la definición de Partitocracia en Wikipedia era bastante lamentable.

Acudi a ella con el objeto de levantar cierta polémica y debate, pero cuando vi la deficiente información que se daba me di cuenta que no podría hacer mucho.

No esperaba conseguir algo radical como que se pasase de calificar a España como democracia a hacerlo como partitocracia, pero si que al menos se hiciera mención a lo limitada de su democracia.

Puede que no sea el mejor sitio para informarse, pero desde luego es de los más utilizados, por lo que tendría cierto alcance.

Un saludo