sábado, 28 de febrero de 2009

Salvados por la campana

Tras Pablo Molina, le toca el turno a Luís del Pino, que responde al primero con un artículo si cabe más revelador. Aquí ya introduce un nuevo elemento: el caracter pseudodemocrático de la III Restauración. Nota: a pesar de lo acertado de su diagnóstico, no hay que dejarse llevar por el carácter optimista de LdP, pues la casta política corrupta puede sobrevivir aunque no quede nada que robar, que se lo digan a los argentinos.

Sostiene Pablo Molina en un artículo que estamos asistiendo al fin de la Segunda Restauración. Y un repaso a algunas de las noticias publicadas en las últimas fechas constituye la mejor ilustración de que, en efecto, el estado de cosas surgido de la Transición ha dado de sí todo cuanto podía dar.
  • España se ha retirado de la Asamblea Parlamentaria de Seguridad y Defensa de la Unión Europea Occidental, con el acuerdo de los dos partidos mayoritarios, precisamente en el momento en que le tocaba presidir ese organismo. Que se aduzcan motivos presupuestarios para la retirada no deja de ser curioso, cuando seguimos gastando dinero a espuertas en embajadas catalanas o en decorar despachos de nuevo rico. ¿Qué motivo real hay para esa retirada?
  • El PP defiende, junto con el tripartito catalán, la desaparición del Defensor del Pueblo en Cataluña. A partir de ahora, otro aspecto más de la Constitución que deja de tener vigencia en una parte del territorio español. Y además, con la complicidad del PP, tanto más grave cuanto que parece completamente innecesaria.
  • El Mundo apunta hoy a un posible caso de corrupción de ese ex-ministro popular que tan inteligentemente pactó con el PSOE la eutanasia obligatoria de la Justicia independiente en España.
  • El País destapa los supuestos enjuagues económicos en el ayuntamiento de Castro Urdiales, en donde aparecen mezclados personajes procedentes de todos los partidos.
Aunque debo reconocer que lo que personalmente me escandaliza más es la noticia de que las seis comunidades con estatutos de autonomía reformados han decidido unificar hoy las licencias de caza, supongo que para que los pobres ministros no cacen ilegalmente por error en sitios donde no cuentan con autorización. De nuevo una entente PP-PSOE en pro del bien común.

Para que los padres puedan educar a sus hijos en castellano en todo el territorio español, no mueven un dedo. Para que la bandera nacional ondee en todos los ayuntamientos, como la Constitución marca, tampoco. Para que se disuelvan ayuntamientos gobernados por terroristas, ni descuelgan el teléfono. Para que la gente pueda rotular en castellano su comercio, ni se molestan en levantar la vista. Para que acudamos al médico donde nos de la gana, sin tener que hacer trescientos mil papeleos, no se preocupan de unificar marcos legales.

Pero para convalidar las licencias de caza se ponen de acuerdo en 24 horas.

¡Olé sus narices!

Definitivamente, el régimen constitucional del 78 está muerto. El paso a un nuevo régimen es ya imparable, porque nuestra clase política ha entrado en descomposición.

Aunque, en contra de lo que hubieran querido quienes quisieron superar el régimen actual mediante el 11-M , el cambio de régimen al que vamos irá en sentido justamente contrario. Más que nada, porque estos figuras que nos gobiernan a todos los niveles se han pasado tres pueblos en el peor de los momentos posibles.

¿Qué se puede hacer en las circunstancias actuales, me preguntaba el otro día uno de los miembros del blog? Pues muy sencillo: esperar. La fortaleza principal de la cleptocracia radica en que, cuando un estado entra en la espiral de la corrupción, todo tiene un precio. Y son muchos los dispuestos a colaborar, por acción o por omisión, en el mantenimiento del chiringuito. Así que resulta muy difícil sacudirse de encima ese tipo de régimen.

Pero esa misma fortaleza de la cleptocracia constituye, a la vez, su mayor debilidad. Porque el sistema no puede mantenerse si la máquina de inyectar dinero se detiene. El poder de la casta radica, única y exclusivamente, en la disponibilidad de dinero líquido con el que comprar voluntades. Y el problema es que ya no queda ni un miserable euro que robar, porque ya nos lo han robado todo. Así que cada día que pase, el poder de esta cleptocracia irá debilitándose. Con lo cual no les queda ya otra opción que apretar el acelerador y huir hacia adelante. Y, para desgracia suya y suerte nuestra, no cuentan ya con fuerzas suficientes.

Pensándolo bien, resulta bastante irónico que la Nación española vaya a ser salvada por la campana de una crisis económica como no se había visto en los últimos 70 años, aunque me temo que nos va a tocar a todos pasarlo bastante mal en los años venideros. Porque no va a resultar nada fácil tener que afrontar esa crisis con una elite dirigente en completa descomposición y teniendo que repensar entre todos la estructura del Estado.

Pero dicen que en los problemas están las oportunidades. Y el colapso de este régimen nos abre la puerta a poder disfrutar, por fin, de una verdadera democracia, en una Nación de ciudadanos libres e iguales. Para lo cual nos tocará a todos arrimar el hombro. Y mucho.

12 comentarios:

Caballero ZP dijo...

A estas alturas las casualidades ya no cuelan.
Saludos

Joaco dijo...

sí señor, 30 años de PARTITOCRACIA..... Estamos en una crisis que nadie sabe cuánto va a durar ni cómo va a acabar.... los políticos y economistas están desconcertados. ¿Será el fin de la Partitocracia? todo es posible, con semejante incertidumbre. Algunos (pocos) venimos diciendo que el problema no es de Zapatero o Rajoy, de un partido u otro, sino de la fallida PARTITOCRACIA nacida en España en 1.978. Me alegra que alguien se haya dado cuenta y lo cuente en un "blog".

El Españoleto dijo...

Esta democracia tan singular que es la española, no tiene otro nombre que el PARTITOCRACIA, como ya habeis dicho. Solo dos partidos pueden gobernarla, y cuando lo hacen, la justicia, el legislativo, las finanzas, la moral, la etica, la prensa (el psoe ahí gana por goleada) y la vida social y privada de los españoles está controlada por ellos. Y los españoles, con los ojos cerrados.

El Filóloco dijo...

Querido amigo, te acabamos de conceder un premio Apache 2009.

Un abrazo cordial :-)

Republica bananera dijo...

Lo de unificar las licencias de caza me parece muy significativo: reconocen que es un cachondeo.

F.G.A. dijo...

Aunque nos acabamos de encontrar, nos une la denuncia de esta farsa de democracia corrompida en partitocracia, bancacracia o cleptocracia.

En mi blog tienes un premio Apache con todo mi cariño.

Un abrazo

F.G.A. (Paco)

El Filóloco dijo...

Querido amigo:

Te concedo un Premio Symbelmine, que puedes recoger en mi blog Mi Querida España.

Un abrazo :-)

uno mas dijo...

Saludos amigo.
Esto es lo que tiene la democracia particida.
Es una verguenza que en el siglo XXI estemos asi....
Necesitamos una verdadera democracia, y espero que llegue antes que el final de este pais.
Un saludo

F.G.A. dijo...

Os he añadido un link en mi blog con vuestro banner animado.

Todo mi apoyo contra la partitocracia, la bancacracia y cleptocracia.

Un saludo

El Españoleto dijo...

Tienes un premio Symbelmine en mi blog. Enhorabuena.

charneguet dijo...

Nunca entendí muy bién lo la España Autonómica. Ni siquiera durante la trasición...Una de las pocas cosas buenas que nos dejó la historia, fué un pais estructurado, deficiente, pero hecho...Se trataba solo de hacerlo democrático, de homologarlo con resto de Europa...Bueno, pués estos capullos, nos lo han destrozado...Pero además, es que no ha mejorado el nivel de los españoles, que de eso se trataba...Eso si, al amparo de las "nuevas libertades", aparecieron por doquier, una nueva casta, castaza más bién, de políticos, que es la que controla el tinglado y que nos está llevando a la ruina...

Melqart dijo...

Creo que la solución no es la de esperar a que el barco se hunda del todo porque sabemos cual es el problema (ellos) y tenemos la solución, los ciudadanos debemos movilizarnos como en la década de los 60, hemos perdido ese poder y nos encontramos a merced de la clase política.

Revolución ciudadana ya !
Viva la Civicracia!